Terra
Terra
 
 

Terra Magazine

› Terra Magazine › Política

Entrevista a Raúl Reyes, la voz de las FARC

Reproducción
Raúl Reyes, con su típica ropa de combate.

Jacques Gomes Filho, desde Colombia

Vive en la selva colombiana hace más de 30 años y es considerado uno de los 50 hombres más buscados del mundo. Raúl Reyes aprendió a vivir en la clandestinidad, y por eso, no despega la mano del fusil M16. Ni siquiera cuando concede una entrevista.

El portavoz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) habló en exclusiva sobre el estado de salud de Ingrid Betancourt, secuestrada durante la campaña presidencial de 2002, y la mediación de Hugo Chávez. El comandante enumera las razones de lucha de la guerrilla más antigua del continente. Y lamenta que la organización haya perdido la oportunidad histórica de llegar al poder.

Lea también:
» La vida diaria de los guerrilleros

Jacques Gomes Filho: ¿Por qué es tan difícil convencer a las FARC de entregar pruebas de vida de los rehenes?
Raúl Reyes: El problema es muy simple: Las FARC dan prioridad a la seguridad, tanto de los prisioneros como de sus integrantes. Explico: no vamos a exponer a nadie para que el gobierno de Álvaro Uribe lo asesine al intentar rescatarlo por la fuerza. Tampoco vamos a exponer a los guerrilleros a los ataques aéreos del ejército. Esta circunstancia real de confrontación hace que tengamos mucho cuidado en enviar gente al lugar donde ellos están.

Jacques Gomes Filho: Pero la demora hace que la comunidad internacional cuestione el estado real de salud de los prisioneros...
Raúl Reyes: La comunidad internacional se sentiría mucho más preocupada si estas personas murieran por un error nuestro. Recuerde lo que sucedió con los diputados del Valle del Cauca. Murieron 11 diputados. Hubo fallas de seguridad, y por eso murieron. Anteriormente habían muerto otros, también en un intento del gobierno de Uribe de rescatarlos a la fuerza. Pero admito que hubo una falla de nuestra parte y no queremos que eso se repita, al contrario. Queremos mantener la seguridad e integridad física de los prisioneros, entre los que están la señora Ingrid Betancourt, los tres estadounidenses y cada uno de los militares y policías que están en las mismas condiciones.

Jacques Gomes Filho: ¿En qué condiciones están Ingrid Betancourt y los tres estadounidenses?
Raúl Reyes: Todos están en las mismas condiciones. Son rehenes, pero reciben de nuestra organización alimentos (los mismos que comemos todos los guerrilleros) y también los mismos medicamentos que utilizamos cuando estamos enfermos. En nuestro ejército en la selva hay enfermeros, médicos y remedios. Reciben la misma atención como si fueran miembros de la organización. Pero es preciso entender que ellos, como prisioneros, quieren tener noticias de sus familias, y sobre todo recuperar la libertad, porque saben el riesgo que corren. Lo que Uribe dijo hasta ahora, en cinco años de mandato, es que va a rescatarlos por la fuerza. Ellos escuchan las noticias por la radio y leen los diarios de vez en cuando. Por eso se preocupan, y no ven por parte del jefe de gobierno colombiano una actitud solidaria con ellos, con sus familias, una actitud sensata que permita la liberación de estos prisioneros sanos y salvos, que es la propuesta hecha por las FARC.

Jacques Gomes Filho: ¿Usted asegura, entonces, que en manos de las FARC ellos no corren peligro?
Raúl Reyes: Por parte de las FARC no existe riesgo alguno. Son rehenes a los que cuidamos y respetamos su integridad física, sus creencias religiosas e ideológicas. Estamos en un conflicto interno, enfrentamos un gobierno dictatorial, de carácter fascista, que no quiere facilitar el intercambio humanitario bajo ninguna circunstancia. Por el contrario, lanza permanentemente operativos militares por tierra, por aire y por agua, buscando los prisioneros. Y en esa búsqueda los pone en peligro, porque los guerrilleros que los cuidan están armados. Cualquier intento de rescate coloca a los rehenes en medio de un fuego cruzado.

Jacques Gomes Filho: Mantener personas presas, a veces por más de diez años, ¿no es un método de lucha cruel?
Raúl Reyes: No, lo que existe es una respuesta. El pueblo no puede arrodillarse ante un enemigo cruel. Tiene que usar todas sus armas para defenderse de los explotadores. Eso es lo que hacen las FARC: la crueldad proviene de quien quiere mantener a nuestro pueblo sometido en esa situación. Ahora, en Colombia, como en otros países del continente, no debería ser necesaria la lucha armada si hubiera otras condiciones. Pero por aquí ya asesinaron y continúan asesinando a la oposición revolucionaria. Ya murieron más de 6000 dirigentes y militantes de la Unión Patriótica (antiguo brazo político de las FARC), del Partido Comunista Colombiano, dirigentes sindicales, campesinos, indígenas...

Jacques Gomes Filho: ¿Por qué las FARC insisten en negociar en territorio desmilitarizado?
Raúl Reyes: No existe ninguna posibilidad de reunirse con representantes del Gobierno, sea en Colombia o en otro país, mientras no se desmilitaricen los municipios de Pradera y Florida. Porque las FARC no tienen la mínima confianza en la seriedad, la honestidad y la ética, si es que esto existe, en el pensamiento de Uribe. Tiene que haber garantía de seguridad a nuestros portavoces y a todos los que van a conversar allí. Queremos recibir a nuestros camaradas liberados y entregar a los que están con nosotros con seguridad. Si el gobierno de Estados Unidos quiere ver libres a sus ciudadanos, lo que me parece justo, debe dar a Uribe la orden de desmilitarizar. Inmediatamente se realizará un encuentro para comenzar el acuerdo que permita la liberación de todos los prisioneros.

Jacques Gomes Filho: ¿El presidente venezolano Hugo Chávez continúa siendo una opción para mediar en las negociaciones del acuerdo humanitario?
Raúl Reyes: Chávez puede hacer mucho para contribuir a que Uribe entienda que la solución para la liberación de los prisioneros no es por la fuerza. La salida política es la solución idónea, que puede conseguir la liberación de todos los prisioneros, evitando las muertes, que son producto de la intransigencia y mezquindad del gobierno con la población colombiana. Cualquier ayuda desde afuera es bienvenida. Consideramos muy importante la ayuda de Francia. El apoyo dado por los países no alineados, como el apoyo de Lula en Brasil, de Kirchner en Argentina y de Rafael Correa en Ecuador. Son expresiones de solidaridad con el pueblo colombiano en beneficio del intercambio de prisioneros. Cuantas más expresiones de solidaridad, mejor.

Jacques Gomes Filho: Usted felicitó a Lula cuando fue reelegido. ¿Continúa mereciendo el gobierno brasileño los elogios expresados?
Raúl Reyes: Reitero mis felicitaciones. Porque los brasileños votaron a Lula convencidos de que era el hombre que iba a redimirlos de la política neoliberal y de las garras del imperio. Ojalá que Lula pueda cumplir y sea merecedor de toda esta esperanza que lo convirtió en presidente de los brasileños. Brasil es un país muy importante en la región por ser un subcontinente y la política de Estado brasileña tiene importancia para nosotros. Por la información que poseo, Lula podría hacer más. El pueblo espera mucho más del presidente Lula. Tengo la esperanza de que él pueda corresponder y ser verdaderamente el representante del PT y de todas las fuerzas revolucionarias, progresistas, comunistas y de los sin-tierra que votaron por él.

Jacques Gomes Filho: Se habla mucho sobre que las FARC tienen accionar fuera de Colombia. ¿Es verdad?
Raúl Reyes: Las FARC no realizan ninguna acción militar fuera de su territorio. Tenemos una política de fronteras. Para nosotros, los países vecinos con los cuales compartimos fronteras son nuestros hermanos. Y hacemos de esas fronteras un territorio de paz. Porque, además de todo, esas regiones fronterizas son un remanso de pobreza, abandonadas por los gobiernos. Con Brasil tenemos una frontera muy grande, con Venezuela también, con Ecuador, con Perú... Casi todas ellas están formadas por selva y ríos, donde viven personas muy pobres, analfabetas en su mayoría, abandonadas. Respetamos las autoridades constituidas por nuestros vecinos, pero pedimos reciprocidad. O sea, que los gobiernos vecinos a Colombia no participan de operaciones del gobierno de Uribe contra el pueblo en armas de las FARC.

Jacques Gomes Filho: Pero ya hubo conflictos en la frontera con la ciudad brasileña de Tabatinga (AM).
Raúl Reyes: No realizamos operaciones militares fuera del territorio colombiano. Es diferente que crucen por allí, por alguna emergencia, porque es más fácil llegar a determinado lugar, pero nunca para realizar acciones militares.

Jacques Gomes Filho: Los países de la región desencadenaron una corrida armamentista, incluso Brasil, que duplicará las inversiones en las Fuerzas Armadas en 2008. ¿Esto no constituye una amenaza?
Raúl Reyes: Las FARC no se sienten amenazadas, porque no estamos en conflicto con ninguno de estos países. Si el gobierno de Brasil decidió mejorar sus armamentos y equipar su ejército, debe tener sus razones para ello. No tiene nada que ver con la lucha de las FARC que corresponde a un conflicto interno, que debe ser resuelto entre los colombianos. Esto no afecta a las FARC, porque no estamos en guerra contra ningún país, ni siquiera contra los Estados Unidos.

Jacques Gomes Filho: En 43 años de lucha, ¿cuáles fueron los grandes aciertos y errores de las FARC?
Raúl Reyes: El principal acierto de las FARC fue haber sido creada como organización de oposición al régimen y convertirse hoy en una opción de poder para gobernar a Colombia. El error, tal vez a causa de la guerra, fue no haber llegado al poder. Porque las guerrillas, en cualquier parte del mundo, que tengan planes bien definidos como la nuestra, quieren llegar al poder y derrocar al régimen gobernante. En nuestro caso, ya pasó todo este tiempo y aún no lo logramos. Pero hubo un importante desarrollo, una experiencia riquísima. Conseguimos formar un grupo grande de jóvenes, hombres y mujeres con capacidad de hacer cualquier trabajo revolucionario, dirigir organizaciones guerrilleras grandes o pequeñas, capaces de aportar los conceptos políticos e ideológicos de la organización, conocimientos suficientes sobre las razones de las luchas. Esto me da la seguridad de que un día dejaremos de ser clandestinos y nos lanzaremos a la luz públicamente. Estamos satisfechos por ser una guerrilla independiente, revolucionaria, con ideologías y convicciones inspiradas en la Revolución Cubana, en el Che, en Mao Tsé-Tung, en Ho Chi Minh y en nuestra propia experiencia, que es riquísima.

Jacques Gomes Filho: ¿Pero cree que la organización todavía puede llegar al poder?
Raúl Reyes: De eso no queda la menor duda: las FARC continúan luchando por el poder y van a conseguirlo de cualquier manera, sea por la vía armada, o por la vía diplomática con acuerdos políticos. Las FARC no van a la guerra por la guerra en sí. Fuimos obligados por el Estado colombiano a hacer una guerra para defendernos y conseguir la paz. Todas las acciones militares que las FARC realizan no poseen un carácter diferente del político. Porque somos una organización con una propuesta de gobierno, una propuesta de Estado. Una propuesta para una Colombia diferente de la que nos fue impuesta por los comandantes de la oligarquía colombiana. Las FARC no están contra las elecciones, porque somos una organización comunista. Pero tenemos que saber cuándo podremos participar de elecciones y para qué. Si existe un proceso que posibilite nuestra participación, podemos participar y contribuir de alguna manera. Caso contrario, no tiene sentido. Porque ya tuvimos la experiencia del genocidio contra la Unión Patriótica.

Jacques Gomes Filho: ¿Cómo sería un gobierno de las FARC?
Raúl Reyes: Sería un gobierno del pueblo para el pueblo. Un gobierno bolivariano, anti-imperialista. Un gobierno de integración y hermandad con todos los países del mundo y particularmente con los vecinos de Colombia. Un gobierno que trabajaría por la integración latinoamericana, por la Patria Grande y por el socialismo. Tendríamos que conformar un nuevo ejército, más bolivariano, y que respete los Derechos Humanos sin levantar nunca las armas contra el pueblo. Desde 1994, las FARC tienen una propuesta para un nuevo gobierno: pluralista, patriótico, democrático y de reconciliación nacional. Un gobierno que abrigue todos los sectores: sociales, docentes, estudiantiles, feministas, campesinos, indígenas, intelectuales, periodísticos, etc. Pero también de la insurgencia revolucionaria y de los partidos de izquierda. Si existen sectores del Polo Democrático Alternativo (partido de izquierda) que quieren estar allí, serán bienvenidos. Así como los del Partido Liberal, del Partido Conservador, de la Iglesia Católica también. Invitamos a los militares patriotas, bolivarianos. Quiere decir que es una concertación política para un gran acuerdo nacional, por la paz y la convivencia.

Jacques Gomes Filho: ¿Las FARC tienen vínculos con el narcotráfico?
Raúl Reyes: Ninguno. Las FARC sólo tienen vínculos con los campesinos, que por no tener garantías de crédito ni de asistencia del Estado recurren a la producción de coca. Pero ellos no son narcotraficantes. Son trabajadores rurales, que en algunas regiones plantan coca y en otras amapola. Quienes les compran estos productos son los narcotraficantes. Las FARC tienen vínculos con estos trabajadores rurales, así como tienen vínculos con los cultivadores de soja, de maíz, de porotos, con los criadores de ganado. Cobramos impuestos, no a los campesinos, sino a quienes les compran estos productos. A cambio no dejamos que los roben en estas negociaciones y hacemos que les paguen lo que es justo.

Jacques Gomes Filho: Los secuestros extorsivos también son otra forma de recaudación cuestionable...
Raúl Reyes: Las FARC no secuestran. Lo que hacemos es cobrar impuestos a quienes financian la guerra en Colombia, como está prevista en la Ley 002, aprobada por el Estado Mayor Central de nuestra Organización. Todos los que poseen un patrimonio mayor a un millón de dólares tienen que pagar el 10% de lo que ganan para las FARC. Algunos pagan voluntariamente, otros se niegan a pagar. Y cuando no pagan, los tomamos prisioneros hasta que pagan. Hacemos lo mismo que hacen los gobiernos de todo el mundo con aquellos que no pagan sus impuestos.

Las opiniones expresadas aquí son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente están de acuerdo con los criterios editoriales de Terra Magazine.

Terra Magazine

Terra Magazine América Latina, Vea las ediciones en español