Terra
Terra
 
 

Terra Magazine

› Terra Magazine › Cultura

Primeras fotografías de "indios invisibles" de la Selva Amazónica

Gleilson Miranda /Funai/Reproducción
Después de ser fotografiados por primera vez, los "indios invisibles" reaccionan arrojando flechas en la selva del interior de Acre.

Altino Machado
Rio Branco, Brasil

Después de casi 20 horas en un avión monomotor, el especialista en ruralismo José Carlos dos Reis Meirelles Júnior, coordinador del Frente de Protección Etnoambiental de la Funai, piloteó un sobrevuelo que permitió obtener las primeras fotografías de los indios de una de las cuatro etnias aisladas que viven en la frontera del estado de Acre (Brasil) con Perú. Mujeres y niños huyeron a la selva en busca de protección, mientras los guerreros de la tribu tomaron posiciones y reaccionaron arrojando flechas al avión.

Lea también:
» Cómo Meirelles mató a un indio en circunstancias "dramáticas"
» Ver galería de fotos

Durante el verano amazónico de 2004, cuando salió de su casa para pescar, Meirelles fue atravesado por una flecha que entró por el lado izquierdo de su rostro y le salió por la nuca. A fines de la década del 80, en una situación descripta como "dramática", el especialista se vio obligado a matar a un indio que intentó asesinar a su suegro.

- Ya sabíamos que estos pueblos existían, pero a partir de ahora tenemos la prueba material de que la región es una de las pocas que alberga las últimas etnias aisladas o desconocidas del planeta -afirma José Carlos Meirelles, en exclusiva para Terra Magazine.

En las cabeceras de Igarapé Xinane, conocido en los mapas de geografía como Cachoeira, muy próximas al paralelo 10° en el límite entre Brasil y Perú, fueron fotografiadas dos chozas de indígenas aislados. Ambas fueron localizadas inicialmente a partir de los recursos de la herramienta Google Earth, por la ruralista Rieli Franciscato, del Frente de Protección Etnoambiental de Javari, en el Amazonas, que trató de enviar las coordenadas a su colega en Acre.

- El año pasado en una expedición pasamos próximos a este lugar y vimos muchos vestigios. Desconfiábamos de que pudieran existir chozas en la región, lo que se confirmó. Una de ellas es muy reciente y confirma la migración de los aislados hacia Brasil debido a la presión de la explotación ilegal de madera en las cabeceras del río Envira peruano -señala el especialista.

Las mujeres indígenas del grupo de aislados que fue fotografiado usan una enagua corta de algodón. Los hombres usan una cinta de algodón en la cual sujetan su pene. Se rasuran el cabello hasta la mitad de la cabeza, pero la cabellera se extiende hasta las caderas. Usan tiaras y aparecen pintados con urucum (rojo). Llama la atención el hecho de que unos pocos aparecen pintados con jenipapo, es decir, con el cuerpo negro, pero sin arco ni flecha.

Cultivos

Según Meirelles, se trata de un pueblo distinto a los dos pueblos que poseen chozas y de los Masko (nómades) que ocupan aquel territorio. La distancia entre las chozas y las cabeceras del río Riozinho y hacia las cabeceras del río Humaitá y los riachos tributarios del río Envira es muy grande (cerca de 100 km.) y la arquitectura de éstas difiere de las demás.

- En las cabeceras de los riachos Furnanha y Jaminauá, afluentes de la margen derecha del río Envira, las dos chozas encontradas están emplazadas en rozados grandes, jóvenes y viejos, con muchos plátanos, mandioca, mamón, maíz y otros cultivos que en las fotos parecen papa o maní -relata Meirelles.

Al analizar las fotos, dijo que las chozas están en los rozados cultivados y que están abriendo nuevos rozados. Quedó bastante impresionado al constatar que los indígenas aislados se están mudando cerca de afluentes mayores, lo que antes no sucedía. Según el especialista, con el control del área las invasiones disminuyeron y los indios se sienten más tranquilos como para vivir en las márgenes de riachos más importantes, lo que mejora y facilita la captura de peces.

Otra verificación realizada por el coordinador del Frente de Protección Etnoambiental de Río Envira es que las chozas de las cabeceras de los afluentes de la margen izquierda del río Envira (Paranãnzinho, Inês, Maronaua, Anjo y otros)no sólo aumentaron en número sino en tamaño.

- Los rozados son enormes, todos sembrados con mandioca, maíz, algodón, plátanos, caña, papa, mamón, urucum y es posible que haya otras variedades que no son detectables en las fotos. Son seis chozas y podemos afirmar que desde el primer sobrevuelo realizado hace 20 años, estos indios al menos doblaron su población. Son los que aparecen en las fotos pintados, fuertes, belicosos y saludables, recibiendo nuestro avión invasor con flechas -señala Meirelles.

Bienvenidos a Brasil

Él considera muy difícil visualizar a los indios de las cabeceras del río Xinane y cree que podrían haber tenido alguna mala experiencia relacionada con aviones en el lado peruano. Por allá no se avistan ni hombres ni mujeres, si bien el equipo del Frente de Protección Ecoambiental ve con cierta frecuencia fuego encendido en las casas.

- Sospecho que pueden estar enojados como consecuencia de alguna agresión de la cual pueden haber sido víctimas.

El especialista no oculta su entusiasmo después de 20 años dedicados a la protección de los indígenas aislados, también conocidos en la región como "indios invisibles", pues hasta entonces jamás habían sido avistados o fotografiados.

Meirelles Júnior festeja el hecho de que la población de indios aislados posiblemente esté aumentando por dos motivos.

- El primero es la tranquilidad que el trabajo de protección proporciona. Gracias a éste la vida sigue normal, con agricultura, muchos niños naciendo y nadie muriendo a manos de invasores. El segundo es lamentable: la expulsión de pueblos aislados de sus territorios por el frente de explotación ilegal de madera en territorio peruano y la consiguiente migración de éstos hacia territorio brasileño. Son bienvenidos -los saluda el ruralista.

500 años de resistencia

Como la región fronteriza entre Brasil y Perú es enorme, las 20 horas de sobrevuelo financiadas por el gobierno del Estado de Acre fueron insuficientes. Meirelles dijo que es posible que existan otras chozas en la extensión de la franja de frontera.

Localización de tribus aisladas en el interior de Acre.

El sobrevuelo fue realizado porque este año se realizará la demarcación de la Tierra Indígena Riozinho de Alto Envira. Era necesario hacer el reconocimiento de los límites de este territorio indígena, para verificar si alguna choza de aislados quedaba en áreas circundantes a la picada. Esto podría generar incidentes, como el ocurrido durante la demarcación de la Tierra Indígena Kampa y Aislados de Envira, cuando los indios quemaron la sede del Frente de Protección Etnoambiental y cercaron al personal de demarcación en el límite sur del territorio.

La aeronave utilizada para el sobrevuelo fue un Cessna Skylane, sin puerta, de ala alta, tren fijo, con velocidad de crucero baja -de 180 a 200 km/h. Pero el fotógrafo Gleilson Miranda, de la Asesoría de Comunicación del Gobierno de Acre, sufrió para ajustar su equipamiento fotográfico a la velocidad con que el avión pasaba sobre las chozas. Las fotografías fueron tomadas entre los días 28 de abril y 2 de mayo.

Ruralista, fotógrafo, cinematografista y piloto tenían su base en la ciudad de Jordão, que posee una pista de aterrizaje de mil metros cubierta de pedregullo que permite operar en condiciones de lluvia, posibilitando el despegue de aviones con tanques llenos, lo que aumenta la autonomía de vuelo. Jordão, queda cerca de los territorios indígenas sobrevolados.

- Espero que la difusión de las imágenes sirva para sensibilizar a la opinión pública dentro y fuera del país sobre la necesidad imperiosa de preservación ambiental y de protección a pueblos desconocidos o aislados que rehusan el contacto con la civilización blanca desde hace más de 500 años -reflexiona José Carlos dos Reis Meirelles.

Las opiniones expresadas aquí son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente están de acuerdo con los criterios editoriales de Terra Magazine.

Terra Magazine

Terra Magazine América Latina, Vea las ediciones en español